24 de octubre, 2020 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Aumentar la resiliencia urbana y generar nueva ocupación de calidad en la economía verde son claves para una recuperación económica sostenible. Así lo recuerda hoy Suez España, 24 de octubre, en el Día Internacional contra el Cambio Climático. Y es que en este contexto, es necesario dar una nueva vida al agua para proteger el clima.

Mientras el mundo lucha contra una pandemia desconocida, tenemos diez años por delante, hasta 2030, para poder combatir los efectos del cambio climático y evitar daños irrecuperables para la biodiversidad del planeta. Hoy, 24 de octubre, se celebra el Día Internacional contra el Cambio Climático, una llamada de atención para evitar un futuro en el que los seres humanos pueden verse obligados de nuevo a refugiarse en sus hogares, pero esta vez porque las temperaturas exteriores sean glaciales o, por el contrario, propias de climas desérticos; o porque las ciudades se vean azotadas por continuadas inundaciones o sequías. Pero no hay que viajar en el tiempo para descubrir que, en la actualidad, más del 90% de los niños del mundo respiran a diario aire contaminado.


El agua, en el centro de la lucha contra el cambio climático

Todos los signos apuntan en la misma dirección: tenemos que reinventarnos y volver a imaginar el futuro. El Pacto Verde Europeo (European Green Deal) es la nueva estrategia de crecimiento para que Europa sea el primer continente climáticamente neutro en 2050, lo que requiere no solo reducir las emisiones causantes del calentamiento global, sino también apostar por una economía circular impulsada por energías renovables y por un nuevo papel protagonista para los recursos hídricos.

Por su parte, el Plan de Reconstrucción de la Unión Europea (conocido como Next Generation EU) prevé paliar los efectos de la pandemia mediante nuevos fondos dirigidos a la salud, la transición ecológica y la digitalización. En materia de salud, la preservación de la calidad del agua, su depuración y la monitorización de las aguas para detectar y cuantificar la presencia del virus son vitales. La transición ecológica, por su parte, requiere extender el uso de la reutilización del agua e invertir más en la adecuación de las infraestructuras, potenciando a su vez la recuperación de los residuos como nuevos recursos en un continente falto de materias primas. La digitalización presenta oportunidades de innovación y creación de empleo mediante la aplicación del big data al sector del agua y a la gestión inteligente de las ciudades.

Se estima que en 2030 el 47% de la población mundial vivirá en área con estrés hídrico. El planeta tendrá 9.700 millones de habitantes en 2050 (un 70% de ellos alojados en ciudades), que consumirán un 40% más de agua, y un 50% más de alimentos y energía.

 

Suez España, impulsor de la economía circular

Suez España es un firme aliado de las administraciones, la industria y los ciudadanos en la lucha para mitigar los efectos de la crisis climática. El grupo moviliza esfuerzos para realizar una transición ambiental que requiere del desarrollo de modelos de economía circular y de la innovación para anticiparse a las exigencias del futuro.

La estrategia climática de Suez está alineada con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, y se adhiere al objetivo global de evitar que la temperatura global del planeta aumente más de 1,5 ºC. En España, el compromiso del grupo con el desarrollo sostenible (REWater Global Plan 2017-2021) incluye alcanzar el próximo año una reducción del 90% las emisiones de CO2 derivadas del consumo eléctrico.

La pandemia de la COVID-19 ha mostrado que la naturaleza y la biodiversidad juegan un papel protector. La salud y la calidad de vida de los seres vivos dependen de la salud del planeta. Por ello, Suez ofrece a las administraciones soluciones basadas en la naturaleza. Por ejemplo, el Parque La Marjal, en Alicante, el primer parque urbano inundable de España capaz de recoger 45 millones de litros de aguas pluviales que son posteriormente reutilizadas para riego urbano. Por otro lado, Suez España está transformado sus principales plantas de tratamiento de agua en biofactorías, que revalorizan todos los residuos, logran la autosuficiencia energética y no tienen ningún impacto en el medio ambiente. En este campo, la biofactoría Sur de Granada es un referente internacional. Por su parte, Dinapsis, la red de centros de innovación de Suez España, desarrolla tecnología puntera, con visión local, para reforzar la resiliencia de las ciudades frente al cambio climático.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus