12 de julio, 2019 Procesos y Sistemas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las aguas grises claras procedentes de duchas, bañeras y lavamanos son un importante recurso disponible, tanto por el caudal que aporta de manera regular como por la débil contaminación que presenta. Estas aguas, una vez tratadas adecuadamente, pueden sustituir el uso del agua para consumo humano en aquellos puntos donde no hay contacto directo con las personas, tales como la recarga de los WC, riego de jardines, limpieza de exteriores, etc., según explica Remosa en este artículo.

La creciente concienciación del potencial de las aguas grises, junto con el apoyo de la administración, tanto a nivel de ordenanzas municipales como de normativas en el marco europeo, son claves para el impulso en el uso de los sistemas de reciclaje. Precisamente, el uso generalizado de estos sistemas implicará un avance tecnológico, reduciendo significativamente sus costes de fabricación, consumo energético y mantenimiento.

Asimismo, es necesario el uso de redes separativas (aguas grises, aguas residuales, aguas de consumo humano y aguas recicladas), esperando que sea implementada de manera cada vez más frecuente en edificios de nueva construcción.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus