24 de julio, 2017 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las aguas residuales que se someten a un proceso de tratamiento de ósmosis inversa contienen una serie de componentes (orgánicos, inorgánicos, biológicos, etc.) que deben controlarse para evitar el
ensuciamiento de las membranas. Es por ello que, para que su funcionamiento sea correcto, la solución que llega a las membranas debe previamente someterse a un adecuado pretratamiento para eliminar la mayoría de las sustancias, tanto las que puedan depositarse sobre las membranas como las que puedan quedar atrapadas en el interior de los módulos por los sistemas y mallas distribuidoras de la solución de alimentación, y muy especialmente los microorganismos presentes en las aguas residuales. El objetivo de este artículo es estudiar las interacciones membrana-componentes microbiológicos del agua residual.

La relación membrana-componentes microbiológicos del agua residual es importante, ya que las características superficiales de las membranas y las microbiológicas del agua residual influyen en la formación de una biopelícula sobre la superficie de la membrana, lo que condiciona el bioensuciamiento y, por lo tanto, su rendimiento.

Los resultados experimentales demuestran que la presencia de microorganismos en el agua de entrada a la unidad de ósmosis inversa genera una biopelícula compleja que conduce a un deterioro de los rendimientos de la unidad. La desinfección del agua mejora los resultados operacionales frente a las aguas no desinfectadas. Por el contrario, en aguas muy cargadas dicha diferencia no tiene lugar. Ello sugiere la importancia de la eliminación de materia orgánica coloidal.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus