14 de enero, 2019 Artículos Técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Se denomina agua producida al agua aceitosa que se genera durante las actividades de extracción de combustibles fósiles. La correcta gestión del agua producida supone en la actualidad un reto para la industria del gas y el petróleo (oil & gas). Las nuevas técnicas de extracción y la madurez de los pozos han contribuido al aumento del corte de agua, de tal forma que actualmente las actividades de exploración y producción de crudo producen anualmente más de 100 billones de barriles de agua producida, generando de media entre 3 y 5 barriles de agua producida por cada barril de petróleo.

La gestión de tal volumen de aguas aceitosas y la polución asociada a estas actividades han llevado a las autoridades a endurecer la legislación medioambiental y ha resultado en un cambio de mentalidad global: aunque el agua producida se ha considerado tradicionalmente como un subproducto indeseable de la extracción de petróleo, puede tener un valor importante si se alcanzan ciertos estándares de calidad mediante el tratamiento adecuado. La serie CleanOil, basada en la tecnología de membranas cerámicas, trata el agua producida eficientemente, generando un efluente de alta calidad, apto para la reutilización en el propio proceso de extracción o en otros usos tales como riego, agua de proceso o recarga de acuíferos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus